mayo 10, 2018

Pedro Luis Martín Olivares, narcotraficante para USA con libertad en Venezuela

 

El gobierno de Estados Unidos incluyó en su “lista negra” de narcotraficantes a Pedro Luis Martín Olivares, ex director de Inteligencia Financiera de la extinta DISIP, donde espió a empresarios y banqueros. Martín Olivares ya era solicitado por la DEA desde hace varios años, a pesar de fallidas negociaciones en Aruba y Panamá. La sanción lo acusa de traficar grandes cantidades de cocaína hacia USA.

Pocos saben que Pedro Luis Martín Olivares y su socio Alexander Del Nogal son hermanos de crianza, ya que la madre de Martín era cónyuge del padre de Del Nogal, quien era famoso por la corrupción de menores, llevados al mundo de la delincuencia.

 

Pedro Luis Martín Olivares es uno de tres venezolanos que fueron señalados por el Departamento del Tesoro como representantes de un grupo importante de narcotraficantes.

Martín fue Director de Inteligencia Financiera de la Dirección Nacional de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) de Venezuela, actualmente conocido como Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

En el año 2015, fue acusado por el Distrito Sur de Florida, Estados Unidos, por conspirar para distribuir droga y posesión de sustancia controlada a bordo de un avión en EE.UU.

El exfuncionario aceptó que recibió sobornos de narcotraficantes, como un mecanismo para facilitar el traslado de narcóticos en el espacio aéreo del país.

Martín se dedicaba a cerrar el radar militar y a sobornar a otros militares para que lo apoyaran en este delito, lo que facilitó el movimiento de cocaína hacia Venezuela.

En la frontera colombo-venezolana pagó a funcionarios venezolanos para lograr el paso del narcotráfico, lo que ayudó a los socios de Martin a vender la droga. Para lavar el ingreso de las acciones ilícitas tuvo colaboración con funcionarios del gobierno de Venezuela, entre ellos Hugo Armando Carvajal Barrios, mejor conocido como "El Pollo" Carvajal. Este último fue capturado por la DEA en Aruba, en medio de una operación para extraditarlo, pero gracias a la intervención del gobierno de Venezuela, ante el de Holanda y empleando las relaciones petroleras, fue liberado, pero continúa estando en la lista roja de la DEA.

Pedro Luis Martín Olivares de manera infructuosa ha acudido a personas y empresas especializadas para lavar su imagen.

Historia incierta

Pedro Luis Martin Olivares es un militar retirado, ex jefe de inteligencia financiera de la policía secreta de Venezuela, nacido en Caracas el 18 de abril de 1967.

La policía antinarcóticos estadounidense la Drugs Enforcement Administration (DEA), lo solicita por conspirar para trasegar cocaína dentro del territorio de los Estados Unidos.

 

Según diversos reportes Martín es socio en algunas empresas offshore de Hugo “El Pollo Carvajal” con quien trabajó mientras éste estaba a cargo de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y muy cercano al Capitán Ramón Rodríguez Chacín. Carvajal y Rodríguez Chacín están incluidos en la lista Clinton del Tesoro de los Estados Unidos, por sus vínculos con el narcotráfico y las FARC.

Martín estaría vinculado con Omar Jesús Farías Luces, presidente de Seguros Constitución, quien fuera detenido en República Dominicana por los delitos de fraude y lavado de dinero realizados en perjuicio del Banco Peravia.

Martín habría cooperado para legitimar capitales para el Hezbollah en Venezuela.

Las autoridades norteamericanas consideran que Martín es un enlace clave entre los carteles del narcotráfico y el alto gobierno venezolano. El rol de Martín sería proveer a los carteles locales con logística para realizar y proteger despachos de drogas por vía aérea, hacia Centroamérica, donde actuó con la complicidad del piloto Antonio Korol y por otra parte asesorar en materia financiera a oficiales venezolanos para el lavado de dinero provenientes del narcotráfico y otras actividades ilícitas tanto en Panamá, donde fue declarado persona non grata, como en paraísos fiscales caribeños y europeos.

Fuentes consultadas informan que mientras Martín trabajó en la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) actual SEBIN, construyó una unidad de contraespionaje electrónica y telefónica utilizada para extorsionar y chantajear a políticos, banqueros y empresarios venezolanos.

El paradero de Martín es desconocido por las autoridades norteamericanas, pero se cree está actualmente en Venezuela, alojado en un exclusivo condominio adyacente al Tolón Mall en Caracas y en la isla de Margarita, pero también se alojaría en lugares como la urbanización Las Villas de Lechería, la de más lujo en el Caribe. Después de confrontaciones habría hecho las pases años atrás con un hoy poderoso fiscal.

La Constitución venezolana de 1999 incluyó un artículo que expresamente imposibilita la extradición de sus nacionales, lo cual ha servido para que los grupos criminales encuentren en su país una zona segura para operar sin temores de enfrentar leyes severas y castigos ejemplarizante en terceros países.

Para entender la mente criminal de algunos individuos no solamente se debe acudir a la clasificación de Lombrosio, también hay que adentrarse en su entorno familiar, crianza, padres, hermanos y circunstancias que marcaron o impactaron su vida.

Tal es el caso del, según la DEA, narcotraficante internacional y ex directivo de la DISIP Pedro Luis Martín Olivares. Provenía de un hogar disgregado, hijo de padres divorciados. En una segunda relación su madre se convierte en cónyuge del padre de Alexander del Nogal, es decir, ambos son hermanos de crianza y formados por el mismo padre. El progenitor de Del Nogal era famoso por la corrupción de menores, llevados al mundo de la delincuencia. Se vio implicado en robo, desvalijamiento y venta de vehículos importados y en otros delitos de mayor riesgo y ganancias, como extorsiones y tráfico de drogas de poca relevancia.

El padre de Del Nogal tuvo amistad cercana con al menos 5 ministros de justicia, en su mayoría del segundo gobierno de Rafael Caldera y particularmente con Hilarion Cardozo, con quien incluso rezaba rosario en su despacho después del almuerzo.

Alexander siempre con problemas de conducta se alistó en la Infantería de Marina, donde tuvo varios años de carrera e incluso se formó como explosivista militar. Dichos conocimientos le sirvieron luego para preparar el coche bomba que explota en el CCCT, suceso que estremeció ala Ciudad de Caracas y donde también resultó seriamente implicado el jefe de seguridad del centro comercial, hermano de Ricardo Koesling.

En medio de este ambiente crece Pedro Luis Martín Olivares, quien años después y gracias a la poderosa influencia de Alexander es designado como Director de Inteligencia Financiera de la extinta DISIP durante el gobierno de Hugo Chávez.

El prontuario


Desde dicho cargo Martín Olivares aprovechó para extorsionar a banqueros, que en su mayoría huyeron de Venezuela, después de quebrar sus bancos . Tambien extorsionaba a empresarios, políticos y narcotraficantes.

En esos días se asocia y cierra filas con el narcotraficante jefe del Cartel de la Guajira Hermágoras González Polanco y comienza el tráfico de drogas a gran escala.

Siguiendo órdenes de un exministro y de un grupo de banqueros corruptos Pedro Luis Martín se ve implicado en la muerte del Fiscal Danilo Anderson, a quien le colocan una bomba en su camioneta. Se presume que Martín Olivares también tuvo injerencia en la planificación de la muerte por encargo de Pierre Gerges Vicepresidente de Reporte Diario de la Economía.

A la larga y luego de decenas de denuncias Pedro Luis Martín debió abandonar la DISIP, pero contaba con la protección de Hugo Carvajal y la sociedad con Hermágoras González Polanco.

Su amistad con Lina Ron le permitió acceder al banquero Eligio Cedeño, a quien le quita cientos de miles de dólares. Lina y Pedro Luis acompañaron a Eligio a presentarse en la sede de la DISIP y lo dejaron preso, hasta que logró fugarse.

Eso no es todo

Para completar esta truculenta historia Pedro Luis Martín se convierte en cónyuge de una hermosa mujer, quien supuestamente era aeromoza y quien tenía un hijo de una relación anterior con un actor y animador, que nunca más pudo ver a su hijo y no pudo regresar a Venezuela.

Tratan de asesinar a familia de especialista en seguridad Luis Castro

Pedro Luis Martín empieza a prestarles servicios a los hermanos Fernández Barruecos y es cuando planifican contratar a unos pandilleros para aniquilar a la familia del especialista en seguridad Luis Castro, aprovechando su ausencia. El ataque se ejecuta en Ciudad de Panamá, donde las autoridades no profundizan en las investigaciones. Castro trabajaba en las empresas de los Fernández Barruecos y había descubierto su implicación en delitos cometidos en el astillero que tenían en concesión en el Canal de Panamá. La esposa de Castro recibe varios impactos de bala de fusil y se salva milagrosamente, al igual que su sobrina recién nacida.

Delator

Pedro Luis Martín penetró los más altos niveles del PSUV, DGCIM, Alto Mando Militar, PDVSA y el mundo empresarial. Después de ser atacado durante meses por un dirigente chavista ambos llegan a un acuerdo y hacen las paces. El tráfico de drogas continúa hacia USA y otros destinos, pero meses antes de convertirse en solicitado internacionalmente por la DEA trata de llegar a acuerdos para salvarse a cambio de delaciones, para lo que sostiene varias reuniones en Panamá, Aruba, República Dominicana y otros lugares, no pudiendo alcanzar el éxito. Estaba dispuesto a entregar a sus cómplices.

Hoy poco saben si continúa "operando” desde su oficina en el Centro Lido, apartamentos en la isla de Margarita o El Tolón en Caracas. Lo cierto es que internacionalmente se convirtió en un prófugo de la justicia.

Buscado por la DEA

La fiscalía del Distrito Sur de Florida presentó cargos por narcotráfico contra dos ex policías venezolanos de alto rango, incluyendo a Pedro Luís Martín Olivares, el temido lugarteniente del también encausado ex jefe de inteligencia militar de Venezuela, Hugo El Pollo Carvajal.

Las acusaciones también involucran a Jesús Itriago, ex jefe de la entidad antidroga del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC). Ambos son acusados de conspirar para distribuir drogas, sabiendo que las substancias ilícitas culminarían en Estados Unidos, cargos que conllevan una pena máxima de cadena perpetua.

Martín Olivares había sido encausado a través de una acusación sellada, mientras que Itriago fue procesado en el 2013.

Mario Antonio Rodríguez Espinoza, aliado de Martín Olivares, reside en Panamá, donde posee una empresa de seguridad y entre sus clientes tiene a varias líneas aéreas.

 

La información obtenida por las autoridades norteamericanas señala a Carvajal, Mayor General, retirado y ex parlamentario como uno de los operadores del Cártel de Los Soles, sociedad que es presuntamente controlada por miembros del Ejército, en conjunto con otros funcionarios de Venezuela.

Carvajal tiempo atrás fue arrestado en Aruba por supuestamente organizar el fallido envío de 5,6 toneladas de droga. En esa oportunidad, las autoridades judiciales de EEUU buscaban extraditarlo, pero desistieron luego de la intervención del gobierno de Holanda y las acciones del abogado Chris Lejuez.

Asimismo investigadores determinaron que Olivares fue uno de los cómplices principales de Carvajal, quien lo introdujo a la DISIP, organismo donde luego ejercería el cargo de director de la unidad de inteligencia financiera.

Según una fuente anónima que trabajó en el organismo policial, Martín Olivares utilizó su cargo para construir una unidad de contraespionaje utilizada con propósitos ilegales; extorsivas y de chantajes.

El informante señaló que Olivares “comenzó a extorsionar banqueros”, mientras que otra fuente anónima añadió que “tenía un centro de intervención telefónica en Caracas y chantajeaba a empresarios y a banqueros”.

La Fiscalía ya había introducido una orden de captura contra Itriago, quien fue enjuiciado en 2013, y Olivares, quien fue imputado luego, por medio de una acusación sellada, hecha pública meses después. Actualmente los norteamericanos desconocen el paradero de los acusados.

Este caso se suma al de otros altos funcionarios venezolanos que son investigados por autoridades de Estados Unidos, como el del cartel de los soles. Al periodista Manuel Malaver se le deben muchas de las grandes investigaciones en Venezuela en contra de los carteles de la droga, el Cartel de los Soles y los Del Nogal. @Info_NotiVzla

No hay comentarios:

Publicar un comentario